IMPLANTES MAMARIOS

La cirugía de aumento mamario es conocida técnicamente como mastoplastía de aumento. Es un procedimiento quirúrgico que aumenta el tamaño y mejora la forma del busto femenino y se realiza por variadas razones:
Mejorar el contorno corporal de una mujer que siente que sus mamas son muy pequeñas.
Para corregir la disminución del volumen mamario después de la lactancia.
Para balancear una asimetría mamaria.
Como técnica reconstructiva después de una mastectomía por cáncer.

Un implante mamario está compuesto por una cápsula de elastómero de silicona rellena con gel cohesivo de silicona. Los implantes se presentan en distintas formas, perfiles y superficies exteriores. El Dr Tagliapietra realizará una correcta evaluación de su estado físico actual y de su historia clínica. La cirugía de aumento mamario, como toda la cirugía estética, es una cirugía electiva. Antes de realizarla se evaluarán los riesgos y beneficios de la misma en cada caso en particular.


LA CIRUGÍA

La cirugía dura generalmente menos de dos horas durante las cuales se confecciona un bolsillo donde el implante será posicionado. Una vez realizada la cirugía, algunas horas de recuperación post anestésica son la norma, pudiendo los pacientes pernoctar en el sanatorio. La anestesia es general en la mayoría de los casos, pudiendo realizarse también bajo sedación y anestesia local, si el caso esta indicado. En la consulta se podrá discutir con el Dr. Tagliapietra las ventajas y desventajas de cada tipo de anestesia.


¿QUÉ LE DA FORMA A LA MAMA?

La mama consiste básicamente en un conjunto de glándulas y conductos galactóforos rodeados de tejido graso y cubiertos por piel. El tejido graso da a la mama su forma y característica sensación al tacto. La elasticidad de la piel también afecta a la forma de la mama. El embarazo, durante el cual la glándula se encuentra temporalmente agrandada y el inevitable efecto de la gravedad, estiran la piel y cambian el aspecto de la misma.
El músculo pectoral mayor se encuentra inmediatamente por detrás de la glándula mamaria y afecta, indirectamente, la proyección de la misma.
Un implante mamario consiste en una cápsula de elastómero de silicona rellena con gel cohesivo de silicona. Los implantes se presentan en distintas formas, perfiles y superficies exteriores.
Existen los implantes redondos, los de perfil natural y los anatómicos. Los perfiles pueden ser bajos, normales o altos y la cubierta exterior puede ser lisa, texturizada o de poliuretano.
Otro tipo de implantes son los de solución salina, que consisten en una cápsula de elastómero de silicona con una válvula incorporada. A través de esta válvula se produce el llenado de la misma con solución salina estéril.
Los implantes redondos tienden a dar un aspecto más lleno en los cuadrantes superiores de la mama. Los implantes naturales y anatómicos dan un comienzo más gradual ya que la parte superior del implante es más delgada. Ambos tipos de implantes aumentan la proyección y el tamaño de la mama. Dependiendo en la forma que se quiera obtener será la indicación de usar uno o el otro.
Las dimensiones de la mama (alto, ancho y proyección) son un punto de partida importante en cuanto a la consideración acerca de que volumen y tipo de implante a colocar para conseguir el resultado deseado.
El ancho de la mama determina la proyección externa, la cual deberá ser tenida en cuenta para balancear las mamas con las caderas. También se deberá evaluar el tejido mamario existente. Si Ud. no tiene mucho tejido mamario para cubrir el implante existe el riesgo de que el implante sea perceptible o palpable. Una correcta evaluación del estado físico actual y de su historia clínica deberá ser realizada. La cirugía de aumento mamario, como toda la cirugía estética, es una cirugía electiva. Antes de realizarla se evaluarán los riesgos y beneficios de la misma en cada caso en particular.
Una vez realizada la cirugía, algunas horas de recuperación post anestésica son la norma, pudiendo los pacientes pernoctar en el sanatorio.
La anestesia es general en la mayoría de los casos, pudiendo realizarse también bajo sedación y anestesia local, si el caso esta indicado. En la consulta se podrá discutir con el Dr. Tagliapietra las ventajas y desventajas de cada tipo de anestesia.
La cirugía dura generalmente menos de dos horas durante las cuales se confecciona un bolsillo donde el implante será introducido y posicionado. Finalmente la incisión será cerrada con puntos y se colocará una cinta adhesiva microporosa.


¿CÓMO ME SENTIRÉ DESPUÉS DE LA CIRUGÍA?

Probablemente Ud. se sentirá un poco cansada durante los primeros días posteriores a la intervención, y sus pechos se encuentren sensibles al contacto físico por un mes o algo más. Ud. podrá experimentar una sensación de tensión o turgencia mientras su piel se adapta al nuevo tamaño de su mama. Los resultados definitivos no serán visibles hasta que los tejidos mamarios, la piel y el músculo pectoral (si su implante ha sido colocado submuscular), se hayan ajustado a la nueva forma y volumen.
Si el implante se ubica en el plano submuscular Ud. podrá sentir disconfort por algunos días más que si estuviera colocado por delante del mismo. Podrá tener también más dificultas para elevar los brazos hasta que haya cicatrizado, y será aconsejada de no hacer esfuerzos ni movimientos amplios con los brazos durante la primer semana postoperatoria. La ventaja es que la ubicación submuscular reduce los riesgos de la cápsula fibrosa contráctil (el endurecimiento de la cicatriz que rodea al implante) que puede hacerlo evidente dando un aspecto inestético. El cuidado postoperatorio es bastante simple, debiendo utilizarse solamente un soutien compresivo durante las primeras semanas. Podrá retornar a sus actividades algunos días después de la intervención, debiendo evitar los esfuerzos por dos semanas como mínimo.
En la consulta se le darán indicaciones específicas para su caso en particular de ser esto necesario. Si algún signo inusual se presentase en el postoperatorio, tal como fiebre persistente, hinchazón notable de una o ambas mamas, etc. deberá contactarse inmediatamente con el cirujano.


¿CUÁLES SON LOS RIESGOS?

Toda técnica quirúrgica conlleva el riesgo de complicaciones como efectos indeseados de la anestesia, infecciones, hinchazón, hematoma, dolor, alteraciones en la cicatrización, etc.
Los implantes mamarios tienen complicaciones potenciales específicas a los mismos. Estas complicaciones incluyen: Interferencia del implante con la mamografía. Contractura del tejido cicatrizal alrededor del implante (Cápsula fibrosa contráctil) Posibilidad de cirugías de revisión o reemplazo Cambios en la sensibilidad del pezón Desinflado del implante (implantes de solución salina)


PREPARÁNDOSE PARA LA CIRUGÍA

Se le darán instrucciones específicas, incluyendo como prepararse para la cirugía, que comer o tomar, cuanto fumar y restricciones con respecto a la ingestión de ciertas vitaminas y medicamentos. Seguir cuidadosa-mente estas instrucciones ayudará para tener un mejor. Si Ud. Fuma es especialmente importante restringir el consumo al mínimo desde dos semanas antes de la cirugía. El fumar inhibe el flujo sanguíneo a la piel y puede interferir su vitalidad causando interferencia en la cicatrización. Si su cabello está muy corto, sería preferible que lo deje crecer antes de la cirugía, lo suficiente como para que ayude a esconder las incisiones mientras estas están curando. No olvide comprometer a algún allegado para que lo acompañe a casa después del alta y lo asista durante los dos primeros días de postoperatorio.


TIPOS DE ANESTESIA

La mayoría de los liftings faciales se realizan bajo anestesia local combinada con una sedación que facilita un sueño fisiológico y analgesia endovenosa. La anestesia local da insensibilidad a la zona operada, por lo cual Ud. no tendrá ninguna sensación de disconfort. La anestesia general es utilizada ocasionalmente, dependiendo de las necesidades propias del paciente.


DESPUÉS DE LA CIRUGÍA

No hay generalmente molestias de importancia después de la cirugía. De todas maneras se indican regularmente analgésicos y antiinflamatorios para disminuir la posibilidad de dolor e inflamación (el dolor o inflamación severos deben ser reportados inmediatamente al cirujano). Algo de anestesia en la piel es normal y desaparece habitualmente durante los primeros meses.


VOLVIENDO A LA NORMALIDAD

Ud.estará bastante recuperada a las 72 hs. pero deberá tomarse las cosas con calma durante la primer semana de postoperatorio. Sea especialmente cuidadosa con su cara y su cabello, no se acerque a fuentes de calor, no tome bebidas muy calientes y no realice ningún tipo de esfuerzos. Se le darán indicaciones para retornar a sus actividades habituales. Las mismas incluirán las siguientes sugerencias: 1. Evite todo tipo de actividad física, incluyendo sexo y trabajos pesados hogareños al menos por dos semanas. 2. Evite el alcohol, baños saunas y de vapor por algunas semanas. 3. Limite su exposición al sol por algunos meses y utilice siempre pantalla solar factor 40. 4. Sobre todo descanse mucho y permita a su cuerpo invertir la energía en la curación. En un principio su cara podrá verse y sentirse un tanto extraña, sus rasgos algo distintos a causa de la inflamación y sus movimientos faciales algo tirantes. Algo de inflamación puede persistir por dos o tres semanas y podrá sentirse un poco cansada. A la tercer semana Ud. se verá y se sentirá mucho mejor. La mayoría de los pacientes retornan a su trabajo entre los diez días y las dos semanas después de la cirugía. Si es necesario, maquillajes especiales le permitirán disimular algún pequeño hematoma persistente.


SU NUEVO ASPECTO

Las probabilidades de que Ud. esté muy conforme con su lifting son excelentes, especialmente si Ud. considera que los resultados definitivos no son aparentes en forma inmediata. Aún después de que los hematomas y la hinchazón hayan desaparecido, la piel de su cara puede sentirse seca por algún tiempo. En algunos casos los hombres verán que deberán afeitarse en zonas distintas (por detrás del cuello y las orejas) ya que la piel con crecimiento de barba ha sido reposicionada. Ud. tendrá algunas incisiones como producto de su lifting pero las mismas estarán escondidas por el pelo o en surcos naturales de su cara y orejas. De todas maneras, y con el correr del tiempo serán muy poco visibles. Realizar un lifting facial no detiene el reloj, pero lo atrasa. Su cara continuará envejeciendo con el tiempo y Ud. probablemente querrá repetir el procedimiento una o más veces, tal vez cinco o diez años después. Pero de todas maneras los efectos de un solo lifting facial son duraderos. Años después Ud. continuará viéndose mucho mejor que si nunca se hubiera operado.


Volver

REDUCCIÓN MAMARIA

Para las mujeres con mamas excesivamente grandes, la cirugía de reducción mamaria puede ser una decisión que mejore notablemente su calidad de vida. Una vez realizado este procedimiento tendrán las mamas no solo más pequeñas, sino también más firmes.


¿PUEDE SER ADECUADA PARA MÍ?

Es recomendable realizar la reducción mamaria después de la edad del desarrollo. Tanto el embarazo como la lactancia afectan al tejido mamario, por lo cual cada caso deberá ser discutido en particular con el Dr. Tagliapietra. Ud. Puede ser un buen candidato para la reducción mamaria si tiene alguna de las siguientes condiciones:

Dolor de hombros o espalda causado por el peso se las mamas.
Mamas caídas y pesadas con pezones muy bajos.
Mamas muy grandes en proporción a su cuerpo.
Irritación o micosis en los surcos submamarios.
Marcas profundas del sostén sobre los hombres.
Importante asimetría de sus mamas.


¿CÓMO SE REALIZA ESTA OPERACIÓN?

El método específico será determinado por su anatomía, la recomendación del Dr. Tagliapietra y los resultados deseado por Ud. Los tipos de incisiones para reducir sus mamas pueden variar dependiendo del tamaño y forma de las mismas y de la cantidad de reducción deseada. La pacientes que deseen una pequeña reducción evitarán Probablemente la incisión que se ubica en el surco submamario. La técnica más habitual es la que comprende incisiones en forma de “ancla” o “T invertida” una incisión circundando la areola, una vertical hasta el surco y una de longitud variable en el surco submamario. Las areolas y pezones siempre permanecen unidos a la glándula mamaria que será conservada para dar la nueva forma, permitiendo conservar la sensibilidad y la función glandular (lactancia) en la mayoría de los casos.


¿ES SEGURA LA REDUCCIÓN MAMARIA?

Miles de reducciones mamarias son realizadas anualmente con todo éxito. La condición ideal es que sea realizadas por un cirujano plástico con experiencia en la cirugía mamaria. A pesar de existir riesgos asociados con la cirugía y complicaciones específicas referentes al tipo de cirugía en particular Ud. podrá reducir los riesgos y complicaciones siguiendo la instrucciones que el cirujano le entregará para antes y después de la cirugía, especialmente aquellas con respecto a la actividades que podrá realizar en el postoperatorio. Las complicaciones postoperatorias como la infección y el hematoma son muy raras, pero deberán prevenirse para evitar prolongar el posoperatorio.


DESPUÉS DE LA CIRUGÍA

Esta cirugía es realizada en un sanatorio. Se emplea anestesia general bajo el cuidado de un anestesiólogo, y monitoreo intraoperatorio. Cuando su intervención concluya será conducida a su habitación de recuperación postoperatoria donde permanecerá habitualmente internada por 24 hs. antes del alta.
Un vendaje cubrirá la zona operada durante 48 a 72 hs. Una vez retirado usará un soutien compresivo. No deberá realizar esfuerzos con los brazos durante la primer semana de posoperatorio y podrá retomar sus actividades a partir de la segunda semana. Los puntos se retirarán antes de las dos semanas.v



Volver

MASTOPEXIA

Con el paso del tiempo se desarrolla un proceso natural de en la mama femenina que incluye la involución de la glándula mamaria y el estiramiento de la piel. Esto favorece la caída de la mama. Este proceso es acelerado por la lactancia. Otra causa es al adelgazamiento importante. La magnitud del estiramiento es muy particular y varía grandemente, pero cuanto más grande sea la mama más tenderá a caer. Para corregir esta situación podría requerirse una mastopexia.
La caída se debe básicamente a dos motivos:
Un exceso relativo de piel y debido a flaccidez o estiramiento.
Falta de volumen de tejido mamario para dar relleno suficiente.

Por lo tanto, la corrección necesita tener en cuenta ambos defectos. Hay varios métodos para realizar una mastopexia. El más sencillo, cuando las mamas laxas son pequeñas, es la inclusión de un implante de silicona. Si la laxitud es demasiada, deberá retirarse el exceso cutáneo, incluyendo o no un implante. Las técnicas empleadas pueden incluir incisiones alrededor de la areola solamente en los casos mínimos, el agregado de una incisión vertical en los casos medianos y las anteriores más una incisión en el surco submamario en los casos de ptosis más marcadas.


INDICACIONES

Las mujeres que necesitan una mastopexia presentan generalmente uno de estos dos requerimientos. El primer grupo solicitará solamente levanten sus mamas a la altura en que solían estar. El segundo grupo vendrá a solicitar la inclusión de un implante sin darse cuenta que su mama está muy caída. El criterio para determinar la necesidad de una mastopexia tiene relación con el grado de caída o ptosis, la cantidad de tejido mamario y la posición de la areola y el pezón con relación al surco submamario.


ANTES DE LA CIRUGÍA

En la preparación para cualquier cirugía cosmética, hay ciertos pasos que deben ser respetados. Los cirujanos plásticos pueden diferir en algo acerca dela preparación prequirúrgica, pero los objetivos finales son coincidentes, asegurar las buenas condiciones psico-físicas del paciente. Se deberán eliminar las medicaciones o suplementos dietéticos que puedan interferir con la cirugía o la anestesia. Si Ud. Fuma es especialmente importante restringir el consumo al mínimo desde dos semanas antes de la cirugía. El fumar inhibe el flujo sanguíneo a la piel y puede interferir su vitalidad causando interferencia en la cicatrización. Se le darán instrucciones específicas acerca de como prepararse para la cirugía. Seguir cuidadosamente estas instrucciones ayudará para tener un mejor postoperatorio. No olvide comprometer a algún allegado para que lo acompañe a casa después del alta y lo asista durante los dos primeros días de postoperatorio.


¿CÓMO ES LA CIRUGÍA?

Generalmente se realiza una incisión en la parte de atrás de la oreja para exponer el cartílago, modificando desde allí su proyección, pudiendo retirarse una pequeña porción de cartílago o simplemente modificar su forma mediante puntos de sutura. Una vez obtenido el resultado deseado se cierra la incisión y se mantiene la forma obtenida moldeando con algodón húmedo y vendaje elástico.

Recuerde que la caída y laxitud se deben básicamente a dos problemas: 1. Un exceso relativo de piel 2. Una relativa deficiencia de tejido mamario para llenar esa piel. Por lo tanto, la corrección necesita tener en cuenta ambos defectos. Hay varios métodos para realizar una mastopexia. El más sencillo, cuando las mamas laxas son pequeñas, es la inclusión de un implante de silicona. Si la laxitud es demasiada, deberá retirarse el exceso cutáneo, incluyendo o no un implante. Las técnicas empleadas pueden incluir incisiones alrededor de la areola solamente en los casos mínimos, el agregado de una incisión vertical hasta el surco en los casos medianos y los anterior mas una incisión en el surco submamario en los casos mas graves.


¿CUÁLES SON LOS RIESGOS?

Miles de mastopexias son realizadas anualmente con todo éxito. La condición ideal es que sea realizadas por un cirujano plástico con experiencia en cirugía mamaria. Sin embargo siempre existen riesgos asociados con la cirugía y complicaciones específicas referentes al tipo de cirugía en particular. Las complicaciones postoperatorias como la infección y el hematoma son muy raras, pero deberán prevenirse para acortar la estadía en el sanatorio. La cicatrización anormal, que se manifiesta por cicatrices visibles, puede requerir un segunda operación. Los fumadores deberán ser advertidos que el consumo de nicotina aumenta el riesgo de complicaciones y retarda la cicatrización, ya que la nicotina impide el normal flujo de sangre a la piel. Ud. podrá reducir los riesgos y complicaciones siguiendo la instrucciones que el Dr Tagliapietra le entregará para antes y después de la cirugía, especialmente aquellas con respecto a la actividades que Ud. podrá realizar en el postoperatorio.


DESPUÉS DE LA CIRUGÍA

La evolución diferirá si en su caso se han colocado implantes o solamente se han redistribuido utilizado sus propios tejidos. En este último caso la recuperación postoperatoria será más breve y no tendrá las molestias inherentes a la colocación de un implante. En caso de que su mastopexia se haya realizado con implantes, probablemente Ud. podrá experimentar una sensación de tensión o turgencia mientras su piel se adapta al nuevo tamaño de su mama. Los resultados definitivos no serán visibles hasta que los tejidos mamarios, la piel y el músculo pectoral (si su implante ha sido colocado submuscular), se hayan ajustado a la nueva forma y volumen. Si el implante se ubica en el plano submuscular Ud. podrá sentir disconfort por algunos días más que si estuviera colocado por delante del mismo. Podrá tener también más dificultas para elevar los brazos hasta que haya cicatrizado, y será aconsejada de no hacer esfuerzos ni movimientos amplios con los brazos durante la primer semana postoperatoria. La ventaja es que la ubicación submuscular reduce los riesgos de contractura capsular, el endurecimiento de la cicatriz que rodea al implante que puede hacerlo evidente dando un aspecto inestético e interfiriendo con la mamografía. El cuidado postoperatorio es bastante simple, debiendo utilizarse solamente un soutien compresivo durante las primeras semanas. Podrá retornar a sus actividades algunos días después de la intervención, debiendo evitar los esfuerzos por dos semanas como mínimo. En la consulta se le darán indicaciones específicas para su caso en particular de ser esto necesario.


Volver

RECONSTRUCCIÓN MAMARIA

La reconstrucción mamaria comprende un número de procedimientos que son adaptados a cada caso en particular con un solo objetivo final: la devolución a la paciente del volumen mamario perdido después de una operación ablativa.

La reconstrucción de la mama que ha sido extirpada por cáncer u otra enfermedad es una de las operaciones más gratificantes de la cirugía plástica. Nuevas técnicas quirúrgicas además de avances tecnológicos en los implantes han posibilitado a los cirujanos plásticos crear una mama que puede parecerse en forma y tamaño a una mama normal. Frecuentemente la reconstrucción es posible en forma inmediata a la mastectomía, pero en la mayoría de los casos preferimos la reconstrucción diferida, la cual nos permite estimar adecuadamente las necesidades de la paciente.


LAS MEJORES CANDIDATAS

La mayoría de las pacientes son pasibles de ser reconstruidas después de su mastectomía, algunas en forma inmediata en el mismo acto operatorio. Sin embargo, las pacientes ideales son aquellas cuya enfermedad haya permanecido controlada por un período razonable.


PLANEANDO SU CIRUGÍA

Si Ud. piensa en la reconstrucción tan pronto como sea diagnosticada la necesidad de la mastectomía se tendrá la oportunidad de desarrollar la mejor estrategia para reconstruir la mama. La consulta posibilitará evaluar las condiciones de reconstrucción mas apropiadas para su edad, estado de salud, anatomía, calidad de tejidos y expectativas. La anestesia será general en la mayoría de los casos.


LA CIRUGÍA

1. EXPANSIÓN CUTÁNEA:
La técnica más común combina la expansión cutánea con la inserción subsiguiente de un implante de gel de silicona.
2. RECONSTRUCCIÓN CON COLGAJOS:
Un recurso alternativo recurre a la creación de un colgajo de piel tomada de una zona tal como la espalda o el abdomen acompañado o no con la colocación de un implante de gel de silicona.


VOLVIENDO A LA NORMALIDAD

Puede llevar hasta seis semanas la recuperación de una mastectomía combinada con reconstrucción o una reconstrucción con colgajos solamente. Si la reconstrucción es solamente realizada con implantes en un tiempo posterior a la mastectomía inicial, la recuperación es generalmente más rápida.



Volver

GINECOMASTIA

Esta patología se presenta en hombres y se manifiesta con un aumento significativo del volumen de la glándula mamaria masculina, uni o bilateral.
Además de ser común, casi siempre se presenta en forma benigna, presentando en la mama un aumento del tejido graso y una pequeña proporción de origen glandular.
Se presenta habitualmente en pacientes obesos, y en aquellos que ingieren habitualmente ciertas medicaciones anabólicas u hormonas que pueden alterar o aumentar el desarrollo muscular o mamario.
Es importante el control mamográfico para descartar cualquier patología asociada.
El tratamiento es quirúrgico, realizado mediante diversos métodos: liposucción acompañado o no de la extirpación del excedente de tejido mamario.


ANTES DE LA CIRUGÍA

El Dr Tagliapietra le dará instrucciones específicas acerca de como prepararse para la cirugía. Seguir cuidadosamente estas instrucciones ayudará para tener un mejor postoperatorio.


LA CIRUGÍA

El tipo de anestesia depende de varios factores. En algunos casos se preferirá la anestesia general, mientras que en otros la anestesia local mas sedación endovenosa será de elección, siempre administradas por un anestesiólogo y con control de monitoreo cardíaco intraoperatorio. Esta intervención generalmente requiere algunas horas de recuperación posquirúrgica.
Infección: puede ocurrir en cualquier intervención quirúrgica. Es tratada con antibióticos y si no se resuelve puede ser necesario retirar transitoriamente el implante.
Los implantes son hechos de silicona sólida. No existe actualmente evidencia científica que este tipo de implantes sean de alguna manera nocivos para el organismo. Estos implantes no necesitan, generalmente, ser reemplazados.


DESPUÉS DE LA CIRUGÍA

La recuperación postoperatoria es generalmente rápida. Deberá usar una faja elástica durante dos o tres semanas y podrá retornar a sus actividades habituales (sedentarias) en pocos días. Se le aconsejará no hacer esfuerzos ni movimientos amplios con los brazos durante la primer semana postoperatoria. Las complicaciones son poco frecuentes y tales como: seroma (acumulación de líquido), edema (hinchazón) de la región operada, hematoma, cicatrices hipertróficas o queloides en personas que tienen predisposición a tenerlas y disminución transitoria de la sensibilidad superficial. Ud. podrá retomar sus actividades después de 2 a 3 días de postoperatorio. Las actividades deportivas serán incorporadas gradualmente a partir de la segunda semana.



Volver